Alisado

microcemento alisado

Cemento alisado

Hace unos diez años atrás el suelo de cemento alisado no era aún tan conocido: la gama de colores eran pocas y sus acabados no eran tan “perfectos”. Pero luego de que surgió su auge, mejoró  de gran manera sus posibilidades de acabado y sus ventajas incrementaron de forma exponencial.

Hoy en día, suelos de cemento alisado tienen grandes ventajas, ya que logran adaptarse a cualquier tipo de superficies y materiales, aparte es  un material resistente, de un mantenimiento sencillo, altamente económico, que abarcan una gran paleta de colores y pueden matizarse con otros materiales. Teniendo en cuenta los requisitos de cada trabajo se puede elegir por los llamados alisados de hormigón o un piso impreso, en donde su acabado exterior es con diferentes tramas y tonos a elección y otros con unos pocos milímetros de grosor, convenientes para remodelaciones o retoques, en suelos o recubrimientos existentes.

Microcemento alisado:

El microcemento alisado es un recubrimiento cementicio  uniforme de 1 a 2 mm de grosor derivado del cemento. Generalmente al microcemento alisado se puede colocar directamente sobre los acabados existentes, tales como carpetas de cemento, cerámicas, azulejos, hormigón o yeso y no requiere de  juntas, por lo que pueden lograr superficies continuas. Son superficies de gran resistencia, pero no indestructibles. Por lo tanto se aconseja hacer una limpieza diaria con un paño húmedo para suelos y eliminar polvo y suciedad, utilizando limpiadores neutros y sin solventes. El cuidado semanal se hará aplicando cera al agua de alto brillo.

Entre las novedades de hoy en día , se presenta un revestimiento de cemento plástico para superficies de cemento alisado con color y se pueden aplicar sobre suelos existentes y gracias a su flexibilidad se previenen las microfisuras.

Aplicación:

El tiempo de obra estimado para un cuarto de baño de unos 20m2, es de aproximadamente unos 4 días de labor para aplicar el microcemento. Se recomienda dejar reposar la superficie entre 24 y 48 horas sin pisar para que posteriormente se le pueda aplicar la protección respetando los tiempos de secado entre pasada y pasada. Cabe aclarar que es recomendable aplicar un sellador fino luego de diez días de finalizado el trabajo, aún así el baño se puede usar en ese periodo.

A medida que pasa el tiempo la oferta de proveedores se va ampliando dando múltiples opciones a la persona que quiera remodelar o dar algunos retoques a su hogar, pero aún así se recomienda contratar al personal idóneo y con experiencia en el rubro para prevenir futuros dolores de cabeza y que el trabajo que se espera cumpla con las expectativas del cliente. En cuanto al precio dependerá mucho del proveedor, los m2 a cubrir, entre otras cosas.

Comparte esto