Baños

microcemento baños

Microcemento en baños

Al ser el microcemento una capa uniforme de resinas y cemento fino, al aplicarlo en cualquier superficie, se debe preparar el área a trabajar correctamente haciendo una limpieza general, deshacerse de los obstáculos que dificulten el trabajo y demás, recordando que no se puede aplicar el revestimientos en superficies hechas de madera como el machimbre.

Comúnmente este material cementicio se aplica en paredes y pisos de cocinas, comedores y habitaciones, también se lo suele utilizar en muebles, pero el baño no es una excepción. Generalmente cuando se aplica el material a un piso y/o paredes de cuarto de baño, se le da un tratamiento de impermeabilizado cuando se hace el trabajo. Es altamente recomendable impermeabilizar las superficies en cuartos de baños o en lugares en donde haya una humedad considerable para así aumentar la vida útil del material y prevenir futuros problemas, aunque  éstos sean mínimos.

Al brindarle la característica de impermeabilidad en pisos y paredes de baños, el material trae consigo numerosas ventajas frente a otros materiales de obra de construcción como  los azulejos, el estuco, el cemento, entre otros. A diferencia de los pisos  y paredes de azulejos, los espacios cubiertos con microcemento conforman una superficie uniforme que reduce considerablemente las probabilidades de roturas y fisuras de forma localizada, es fácil de aplicar, no se dilata, no se producen filtraciones y el acabado final queda muy bien estéticamente.

Otra gran ventaja del microcemento es que no requiere de remover pisos y paredes enteros del baño para poder aplicarlo, incluso se puede aplicar encima de los azulejos sin necesidad de utilizar herramientas para la remoción de material. Pero para un perfecto trabajo a veces es necesario remover elementos que obstaculizan el correcto aplicado del material, por eso en baños es recomendable retirar momentáneamente la bañera, el lavabo, el retrete, armarios o baldas y demás elementos que impiden al microcemento cubrir de manera eficiente paredes y suelos.

Otra gran ventaja que se puede apreciar de éste material, es que no deja escombros, su aplicación se hace limpia y de manera menos intrusiva, se adapta prácticamente a cualquier superficie y es  económico si consideramos su perdurabilidad a diferencia de otros materiales de construcción.

Aplicación del microcemento:

En paredes, como mínimo el microcemento se debe aplicar dos veces y esto es una regla general para cualquier superficie a trabajar ya sea en interiores o exteriores, pisos o paredes. Generalmente en los suelos de baño en total se dan cuatro pasadas de microcemento, se recubre dos veces con una capa base de microcemento y otras dos veces con microcemento fino.

Comparte esto